martes, mayo 13, 2014

El dirigente en el proceso de cambio ¿Cuál es su misión? ¿Cómo agrega valor?



"Primero di a ti mismo quien haz de ser; y luego haz lo que tienes que hacer"  Epicteto


--A mi díganme que tengo que hacer, pero quiero ver que los cambios se reflejen en resultados ¡¡ya!!

Esta frase refleja la gran incertidumbre de los dirigentes de empresa que, presionados por la urgencia de lograr resultados económicos, dudan si seguir o no con los cambios que han emprendido en su empresa.

Enfrentan un gran dilema. Saben que necesitan la transformación de su empresa. Es evidente que ésta no puede seguir operando de la misma manera. 

Por un lado tiene que dar respuesta a los cambios que vienen de fuera como la aparición de nuevos competidores, los cambios impositivos, las regulaciones y normas para entrar al mercado, etc., y que cada ves son mas rápidos y requieren velocidad en las adecuaciones. 

Por la otra parte los dirigentes se dan cuenta que su organización no solo no responde con la rapidez que ahora demanda un entorno cada vez mas agresivo y exigente, sino que además dentro de la empresa surgen conflictos, desviaciones, descontentos, fallas, desacuerdos, etc.

Esta es una mezcla perfecta para acabar la paciencia, la lucidez, y el ánimo de cualquier empresario. 

Entonces el dirigente acude a consultores y expertos que le ayuden a poner orden y recuperar el control. Surge una luz y se recobra la ilusión y la confianza de que las cosas mejorarán. Desgraciadamente, después del enamoramiento inicial vuelven a brotar los conflictos y faltas de entendimiento. Y las cosas no solo no van mejor, sino que ahora, dada la mayor conciencia de todos, hay mas insatisfacción.

Al ver que las cosas no sólo no mejoran, sino que además los cambios previstos no se implementan con rapidez, todos en la empresa empiezan a decir lo que el otro está haciendo mal, o debería de hacer.  También los consultores caen en este juego que no lleva a nada.

¿Que debe hacer el dirigente cuando se encuentra en esta situación?

Primero que nada debe cambiar la pregunta. Esta es una pregunta mal planteada.

Es preciso entender que la transformación de la empresa parte de la transformación personal. "Nada sucede sin transformación personal" decía Deming. Los cambios en la empresa parten del cambio en el dirigente. 

El dirigente debe cambiar. Y no solo en lo que hace, sino sobre todo en su ser.  Esto significa que así como la empresa debe replantearse cual es su misión y que valor aporta, lo mismo debe hacer el dirigente.

¿Para que está el dirigente y valor aporta? Esta es la pregunta que le dará un nuevo sentido a su vida y a su quehacer. Es conveniente seguir el consejo de Epicteto y antes de preguntar por "que debo hacer (para hacerlo muy bien)" preguntarse a si mismo: 

¿yo quien quiero ser, quien puedo ser, que cambios tengo que hacer en mi persona para agregar valor a mi vida y a la vida de los demás en este proceso de cambio que vivimos en la organización?

Como directivo la mejor forma de ayudar a que suceda el cambio en la organización es que el directivo emprenda, si es preciso con la ayuda de un coach especializado en este tema, un proceso de transformación que de manera rápida y gozosa le permita hacer los cambios en su persona.

2 comentarios:

RUBI FLORES dijo...

Coincido mi querido Marcial! el cambio de observador hacia uno mismo como influyente de lo que sucede afuera es factor clave para el cambio y es aprender a hacerse cargo. Hábitos, Conversaciones, Interacciones, son elementos que deben explorarse.

NOE VAZQUEZ dijo...

Totalmente de acuerdo. !